domingo, 31 de diciembre de 2017

Día 23 de noviembre de 2017 - Despedida y vuelta triste a casa


A la mañana, desayunamos despacio para aprovechar hasta los últimos instantes, nos sacamos la foto de grupo, les agradecemos por todo, nos despedimos deseando suerte y cuidado en el resto de la vereda.


Los vemos marchar entre los árboles y nos volvemos.


Tras la presión que ejercieron los pastores sobre José Luis ¡volvimos a por otra tanda de churros!



Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

jueves, 28 de diciembre de 2017

Día 22 de noviembre de 2017 - Adivina, Adivinanza

Por la mañana, mientras atravesamos Sierra Morena, un choto salta la valla y Vidal tiene que ir con alicates para sacarlo, al cogerlo bala como si no hubiera un mañana.

Tras este suceso pasamos la mañana entre acertijos y adivinanzas: 

- ¡Buenas, Mayoral de 20 ovejas!
- ¡No! Hasta que no tenga el doble de estas y la mitad de estas no tengo 20
- ¿Cuántas tiene? 
- 8 (8*2) + (8/2) =20

Comemos al lado de una finca con plaza de toros cubierta donde hacen tientas del ganado.

Por la tarde vivimos un momento épico donde Problemas se encuentra con algunos familiares lejanos (caballos), ante la emoción de este momento Problemas se puso a trotar cual corcel y llega de nuevo con las aguaderas volcadas a donde se encontraba Ismael.



También vimos ciervos y muflones, atravesando las fincas de varios personajes, una de ellas “de los alemanes” en Navalasvacas, donde teníamos que ir abriendo y cerrando varias puertas del vallado; cosa que no debería suceder pues en la Cañada Real no debería haber nada que obstaculice el paso de los animales.

Llegamos a un pozo, donde los animales se vuelven locos por ir a beber, tras muchas horas de caminata donde presenciamos una típica escena de la sabana Africana.


Llegamos a acampar en el Cerro del Alcornoque. Solo queda uno, así que dentro de poco será el Cerro del Ex-Alcornoque.

Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

lunes, 25 de diciembre de 2017

Día 21 de noviembre de 2017 - ¡Andalucía, cuando serás mía!

Como diría Ismael “Como iba diciendo mis pequeños vocalillos ... “ : Para nuestro asombro había agua en el arroyo, de esta manera podíamos adelantar la parada: "¡Mi'a que chorra!"
La única explicación que se les ocurría era la teoría del agua, que cuando se aproxima lluvia rezuman los manantiales.



Que le haría Laura a Problemas, que cuando se acerca sale corriendo ... no será peor que Vero con la vara.

Seguimos el camino con Iván, un amigo de los pastores, que nos acompaño un trozo en esta parte. Ante un pequeño despiste, se nos dispersaron las ovejas a una zona más alta y de nuevo pudimos comprobar que no es nada fácil controlar a un rebaño tan grande, además sin los perros habría sido casi imposible bajarlas y alejarlas de los olivos.


Esa tarde tuvimos la sensación de entrar a Andalucía por la puerta falsa, y no por Despeñaperros. 

Llegamos a un pozo, del cura (¡agua bendita!) y damos de beber a los perros y un poco a las ovejas porque no iba la bomba.


Aprovechan y se duchan las cabezas los pastores, que falta les hace, jajaja.

Seguimos por un valle, al otro lado se divisan casas, cortijos andaluces que nos llamaron la atención: hermosos, blancos, cada uno con su finca.

Al cuarto día, ya nos sabíamos de memoria los mandamientos del pastor:

1-      Comerte el mejor cordero
2-      Con las ovejas comete to' el mundo
3-      Saber comer sopas en el caldero
4-      Comer después de harto
5-      No decir la verdad ni a Cristo
6-      Pastor nunca debe olvidar merienda por alto y manta por bajo

Nos vamos entreteniendo con los chistes de los pastores: 
¿Cómo metes 4 elefantes en un 600? 2 delante y 2 detrás.
¿y cómo los sacas de un pozo? Mojados. 
¿Y de un barril de vino? Con dos trompas.

Después de la comida las hateras, Laura e Isa se van con la puerta lateral abierta, Vero se da cuenta y les hace señas con las luces y pitando desde detrás hasta que Isa se baja en marcha y la cierra.

Tras la cena, nos sentamos al calor de la hoguera e Ismael nos repite una de sus frases más célebres: "En la cama siempre hay algo que hacer ..."

Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

viernes, 22 de diciembre de 2017

Día 20 de noviembre de 2017 - Problemas escapista

Tras llevar media mañana caminando, empezamos a preguntarnos entre nosotros dónde estaba Problemas, pues llevábamos un rato sin verlo. Vidal se adelantó a la cabeza del rebaño a ver si estaba ahí con Ismael, pero nuestras sospechas se confirmaron: Problemas había desaparecido. Leti, Vero y Sara retrocedieron para buscarle. Tras un intento fallido, finalmente Vidal logró encontrarlo: Problemas estaba ligando. Se había metido en un cortijo donde había unas burras, su curiosidad hizo que el pastor eléctrico que había le pegara un chispazo, cayeron las aguaderas y debido a eso se quedó ahí quieto. Por todo ello la jornada se retrasó una hora, tiempo en el que los hateros aprovecharon a dar un toque personalizado a las furgonetas… Después de haber comprado provisiones en el pueblo y tomado chocolate con “churros” más bien porras, ¡más buenos que para que! 




Llegamos a un alto de valle, en el que Paula se sube al burro, y que Vidal explica que iba a "trasconejarse" como la Rogelia.



Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Día 19 de noviembre de 2017 - Pasas - Pasote

A la lumbre tomamos café y magdalenas, para despertar y entrar en calor. Pasamos por el pueblo con el rebaño y de las casas salían las mujeres a proteger sus flores, ya que los hambrientos animales se tiraban a por un bocado refrescante, aquí la cañada tiene 36 metros, medido de puerta a puerta.



Pasado el pueblo nos adentramos en un paisaje árido, arcilloso y pedregoso, menos mal que el rebaño se podía aprovechar de los viñedos por el camino y de lo que no son viñas también.



Llegamos al puente del pantano, donde nos esperan los hateros y la Guardia Civil para ayudar a pasar cortando el tráfico. En el embalse medio seco, aún podían abastecerse todos los animales sedientos por la falta de lluvias.

Almorzamos en el alto, muy bueno y rico todo; al bajar, pasamos la tarde saltando de sombra en sombra, esquivando el sol achicharrador y justicioso; charlando con Vidal, nos explica lo que es el Gaspacho, una torta dura (parecido a las migas) y con patata.


 ¿A la noche, qué pasa con las pasas?
Tomamos tentempié de cóctel de frutos secos y … pasas ..., resulta que la mayoría del grupo las aborrecen. Pues para el cumple de Leti, Nai tenía preparado un panettone de naranja confitada y sí, pasas ....

Pregunta a ver si mejor en bizcocho, que se disimulan ... Nooo, ¡eso es peor
Se acaba generando el grupo propasas y grupo antipasas.

Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

lunes, 18 de diciembre de 2017

Día 18 de noviembre de 2017 - Noche de encierros

Antes de salir hacia la aventura decidimos sacar una foto para el recuerdo de antes y después.


Pensamos que sería guay llamar a las furgos Gato negro / Panda rojo ideal para códigos si tuviésemos Walkie Talkies. Al llegar montamos el resto del chiringuito y nos pusimos a la espera. A lo lejos por el Noreste se veía una polvareda, pensábamos que eran las ovejas - resultó ser un todoterreno (jeje).

Unos instantes después del confuso momento avistamos el rebaño por el mismo camino... IM-presionante (en dos palabras - Ismael).

Se le oía a Fran ‘¡Arriau, riau! ... ' junto al espectáculo en el Pozo de la Serna. A la luz de la hoguera nos describe su experiencia con la vereda y 'Pasa 'l agua'.


Los pastores Ismael, Vidal y Urbano nos explican que, para cazar una liebre, como la que nos enseñaban, te tenías que dar en la espinilla, que huele la sangre y la chupe, entonces aprovechas a darle un garrotazo.



Cabretillas - por el calor, Sabañones - por el frío. Cena suculenta, exquisita y abrasadora (algunos nos quemamos, simplemente por no esperar a que esté frío, de lo bueno que estaba).

Fuimos invitados al bar del pueblo, y tras Pacharán y Cola Cao's a las tiendas nos volvimos junto a lo que quedaba de hoguera. Al poco, se escuchan cencerros, muy cerca, demasiado cerca de las tiendas y de repente ' … ¡Eh, eh que se han escapau las oveeejass

Algunas salen de las tiendas a ayudar, sin poder encender las linternas por miedo a alumbrar las ovejas. Al final (tras una hora de intentos) gracias a los perros y pastores se consiguen volver al redil.

Autores: Paula Arrondo, Sara Cuello, Naiara Mora, Verónica Morales, Aina Quintana, Laura Ramos, Leticia Roanes e Isabel Salillas
Profesor acompañante: José Luis Olleta

viernes, 15 de diciembre de 2017

Día 17 de noviembre - Barreros (Alto de Alhambra)

Último día en la vereda para nosotros, última mañana en amanecer con los pies congelados y la nariz roja por el frío, junto con esas tremendas ganas de salir de la tienda para ir a calentarnos en la hoguera. Sabíamos perfectamente que lo echaríamos de menos. Nos quedaban pocas horas para dejar de ver a la Merina de los Montes Universales, y volver a rodearnos de a la que tanto estamos acostumbrados, la Rasa Aragonesa.

Emprendimos el camino hacia Alhambra, todo transcurría con normalidad. Lamentablemente la presencia de basura y escombros volvía a acompañarnos durante varios tramos de la cañada. Cada vez era más evidente el cambio de paisaje, conforme nos íbamos adentrando en Sierra Morena. Habíamos dejado atrás las llanuras y los viñedos para introducirnos de pleno en la montaña y los campos de olivos.

Todos ya nos movíamos como pez en el agua, éramos como una pequeña familia, o grande según se mire, teniendo en cuenta que nuestras primas eran tres mil ovejas. 


Tras unas horas de caminata, ya se podía ver de lejos Alhambra, lo que significaba que el final de nuestra vereda estaba cerca. Bajando por un cerro, ya se divisaban las furgonetas y el coche de Urbano. Marian fue una de las primeras en llegar, ¿será por qué le habían chivado lo que Urbano había preparado para almorzar? ¡Gachas! Después de escuchar la receta una y otra vez, y haber pedido otras muchas que nos cocinaran esta tradicional comida pastoril ¡nos las habían preparado! Todos entusiasmados comenzamos a comer y no quedó ni gota. 

Había llegado el momento, y tocaba despedirse, ellos seguían con su camino y no podía echarse la noche encima. ¡A por la última semana, no queda nada!

Autores: Blanca de la Hoz, Jose Carlos García, Ainhoa Gil, María Guillen, Nuria Lasheras, Andrea Naval, Jose Antonio Ventura y Sara Vidal.
Profesores acompañantes: Marian Ramo